Traton acordó adquirir el resto de Navistar International asegurando una posición buscada en el lucrativo mercado de camiones pesados.