El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

PLANTA DE GRASAS DE SHELL COLOMBIA: A LA ALTURA DE LAS MÁS PRODUCTIVAS DEL MUNDO

SHELL COLOMBIA y su planta de producción y tratamiento de grasas ubicada en el municipio de Mosquera, Cundinamarca (una de las plantas de producción de grasas más grande de Latinoamérica) abrió sus puertas para hablarnos de su funcionamiento, sus logros y de éste mundo de los lubricantes, que hacen posible nuestra movilidad por las vías de Colombia.Desde hace 40 años, Shell, la compañía multinacional líder en lubricantes a nivel mundial, cuenta en Colombia con una importante planta de grasas en Mosquera, Cundinamarca.

Funcionando a dos turnos de producción y con cerca de 30 empleados, directos e indirectos (principalmente habitantes del mismo municipio), la planta se encuentra dentro de la organización a la altura de sus paresen Brasil y Argentina. La planta de grasas de Shell tiene algunas prioridades básicas, como son la seguridad, la satisfacción de sus clientes, el valor agregado de sus productos y el componente humano que conforman la familia Shell Colombia.


Su gente
Fabricar la grasa es un proceso que, sin llegar a exagerar, es similar a un arte, ya que conocer el punto correcto de su obtención es resultado de la capacitación del personal lo que permite confiar en el criterio y conocimientos de manera natural, controlando el proceso con espontaneidad, producto de la experticia; así es como el proceso se convierte en una disciplina, en la que la opiniónes también un ingrediente fundamental, creando en los involucrados un sentido de pertenencia que hace posible la seguridad y la colaboración en conjunto. Los operarios de mezcla y envasado de la planta son empoderados con un nivel alto de autonomía, ellos son los que están verdaderamente al frente de la producción.

La Calidad
Al hacer grasas lubricantes, es vital mantenerlas en condiciones idóneas de limpieza. Es por ello que no se escatiman gastos en contar con los filtros necesarios en los diferentes equipos que eliminen las partículas de residuos y aire, generando así menos fricción en los transportadores del motor. Esto incrementa los índices de calidad y exigencia, cualquier producto que no esté en el rango de especificaciones técnicas y de excelencia es descartado. Los estándares que se manejan en la planta son muy altos, desde la valoración de las materias primas hasta los métodos de aprobación.

En este aspecto, Shell no ahorra en excelencia, cualquier producto que no este en el rango o especificaciones técnicas, se somete a un proceso de “cuarentena”, hasta que se valide su desempeño final. Al ser una compañía global, Shell maneja los mismos estándares en todos los países en donde opera. Y son precisamente estos estándares los que marcan la gran diferencia frente a otras marcas que se encuentran en el mercado de lubricantes, ya que desde un principio del proceso, la auditoría de los insumos es absoluta y constante en todo el proceso de producción y manufactura. En la planta de grasas de Shell, evaluar el producto final es un hábito que se ejecuta desde el principio.

La producción
La capacidad de producción de esta planta es bastante alta, pues además de suplir de manera eficiente el mercado colombiano, la producción restante se destina a países como Chile, Ecuador, Perú y Centro América, principalmente para cuentas mineras, siendo éstos uno de los clientes más exigentes, ya que el principal valor agregado lo encuentran en el desempeño de la grasa y no en los costos, tendencia que se viene presentando en diferentes segmentos a nivel mundial.

En la Planta de Shell se producen diferentes tipos de grasas, la mayoría bajo la marca Shell Gadus, las cuales se dividen según sus cualidades: grasas de Litio, (con dos grados de consistencia) grasas mixtas (Litio y Calcio), grasas complejas (Gadus S3) que se caracterizan por tener diferentes tipos de viscosidad según su uso o aplicación. Las grasas que se usan en el segmento de transporte son las que tienen como base el Litio, junto a un aditivo de extrema presión, idóneo para este tipo de exigencias y desempeños.

Seguridad industrial
Tal vez el ítem más destacado en el interior de la planta, y el que desde que se ingresa se vive con mayor compromiso es el de la seguridad, ya que el sistema de administración de seguridad interno le brinda a sus empleados las herramientas para desempeñarse con total tranquilidad en sus funciones. Existen instrumentos como Las Doce Reglas Para Salvar Vidas, implementadas a partir de las estadísticas de accidentalidad (y losdatos puntuales que las mismas arrojan), que hoy le permiten ostentar a la planta un record de 10 AÑOS SIN ACCIDENTES.

La seguridad en la planta es implementada bajo el programa “META 0” con el cual han logrado regular los índices de accidentalidad dentro de la planta de producción, y minimizar el impacto del medio ambiente. Las Reglas de Oro que hacen este record posible son: RESPETAR, INTERVENIR Y CUMPLIR, en todo momento y en todo lugar, algo que ya se incorporó en la conciencia de los colaboradores de manera natural. Los altos estándares de calidad y seguridad le permiten a Shell ser elegida como la marca de lubricantes de empresas tan importantes como Coltanques y Coordinadora Mercantil.

Tecnología
Uno de los personajes principales del proceso es la tecnología, en Shell también se sienten orgullosos de estar a la vanguardia en este aspecto, la planta se adapta constantemente a los cambios tecnológicos gracias a la investigación y desarrollo, basadas en las necesidades, siempre cambiantes, de sus clientes, introduciendo en dicho proceso equipos que cambian las propiedades de las grasas para potenciar su uso y desempeño. Shell se siente orgullosa de poder decir que el desarrollo tecnológico de sus plantas es auto gestionado a partir de las necesidades de sus clientes, a tal punto de contar con uno de los mejores laboratorios para el tratamiento de las grasas y su correspondiente aprobación, equipos como el Shell Roll, el Droping Point entre otros, son exclusivos de la compañía.

Proceso
El proceso de producción tiene su inicio desde el momento al que a la planta llegan las materias primas: aceites básicos y aditivos importados en un 90% de Norteamérica, los cuales son sometidos desde el momento de su arribo a la planta, a minuciosas pruebas de calidad, permitiendo asegurar que ninguno se encuentre fuera de los estándares establecidos. Dichos aceites y aditivos, al ser sometidos en conjunto a temperaturas específicas, se convierten en las grasas envasadas, el insumo fundamental de la producción.

La producción se expresa desde los imponentes tambores de 180 kilos, hasta los baldes de 18 kilos y los envases menores de medio o un kilo. Shell Colombia hace una invitación a todos aquellos apasionados por el tema de la seguridad y seguidores de los buenos procesos de las compañías, a visitar su planta, una prueba más de la calidad que se respira en sus instalaciones.