CONTRA LA CIRCULACIÓN ILEGAL DE VEHÍCULOS DE CARGA PESADA

CON EL CONCURSO del Ministerio de Transporte y en pro de la trasparencia luego de meses de trabajo conjunto con la Superintendencia de Puertos y Transporte y la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, la Fiscalía General de la Nación presentó el balance de las investigaciones que dejan hasta ahora como resultado 17 personas implicadas en asuntos asociados al registro inicial de vehículos de carga.

El proceso iniciò con la detección del incremento de solicitudes al Ministerio de Transporte para la reposición del parque automotor de servicio público de carga, en las que además de las desintegraciones o las cauciones (pólizas), empiezan a figurar en proporción importante los casos de pérdida o destrucción total (accidente de tránsito) o por hurto, casos en los cuales no requería de la demostración previa de que el o los vehículos fueron sometidos al proceso de desintegración física total. Allí se encontró que estos hurtos y accidentes de tránsito de los vehículos presentados, estaban acompañados de datos y documentos que llamaron la atención.

Para el caso de los acci-dentes de tránsito, las certificaciones expedidas por miembros de la Policía Nacional; Dirección de Tránsito y Transporte o de los Comandantes de Distrito, todos TRACTOCAMIONES presentaban comunes denominadores como:
1. Secuencia en los rangos de las placas de vehículos que se accidentaban,
2. Modelo del vehículo, (siempre vehículos muy antiguos)
3. Lugar del accidente (vías que no ofrecen mayor riesgo para esos vehículos o en muchos casos por las cuales no transitan estos rodantes),
4. Siempre destrucción total del mismo y sin evidencia física de los restos del accidente, y
5. El mismo Inspector o autoridad que conoce del accidente.

Similar situación se registró con los casos que presentaban como antecedente el hurto del vehículo a reponer, y donde se adulteraban noticias criminales asociadas por ejemplo a hurtos de celulares, de apartamentos, violencia intrafamiliar o de cualquier otro delito, con el propósito de engañar a la Entidad y hacerse al certificado requerido para matricular los vehículos.
1.Secuencia en los rangos de las placas de los vehículos que se hurtaban,
2.Modelo del vehículo, (muy antiguos para tener un atractivo al hurto)
3.Lugar del hurto,
4.Igualdad en los hechos narrados por el denunciante,
5.No recuperación del mismo

De un primer volumen analizado cercano a 6.500 casos, la proporción de solicitudes provenientes de hurtos y accidentes de tránsito está por el orden del 30% y de estos ya se han logrado evidenciar situaciones irregulares y formulado las respectivas denuncias ante la Fiscalía General de la Nación en 700 casos.

Las actuaciones que han sido detectadas tenían su inicio en la presentación de documentos o fotocopias de los mismos, aparentemente correctos, donde se allegaban por parte de los Organismos de Tránsito al Ministerio de Transporte los soportes de hurtos o accidentes de tránsito, acompañados de las respectivas denuncias con números de noticias criminales para los hurtos o informes de accidentes de tránsito plagiados o editados con impactantes fotografías de accidentes de tránsito de vehículos con fotomontajes en las placas de identificación, llegando al descaro de presentar fotografías de accidentes ocurridos en otros países.

Adicionalmente acompañaban a estos, los informes de los fiscales, inspectores de policía y técnicos automotrices donde daban cuenta de
las certificaciones, cancelaciones de las matrículas, y demás actuaciones administrativas adelantadas previamente a su remisión al Ministerio de Transporte. Con ello, lograban la autorización del Ministerio para liberar un cupo del vehículo y poder ingresar irregularmente otro automotor al servicio público de carga.

Relacionados