La compañía Shell, en desarrollo del 2014 Global Media Event, organizó una nueva jornada de integración, esparcimiento y prevención de salud para los conductores que usan sus productos lubricantes en Shanghái, China.

El oficio de manejar un camión genera estrés y desgaste físico. Los prolongados viajes en una geografía tan extensa como la china separan por semanas, incluso meses, a los conductores de sus familias. Por eso, la compañía Shell, presente con plantas petroleras desde 2006 en China, realiza jornadas lúdicas en las que son invitados los integrantes de este sector productivo del país.

El escenario de las actividades está ubicado al noreste de Shanghái y no es demasiado grande. Llegar allí desde el centro financiero no es complicado, excepto por el agobiante tráfico y las molestas lloviznas, condiciones muy similares a las de Bogotá. La idea es que los camioneros participen en varios concursos sin tener que desplazarse enormes distancias.

El mayor punto de interés es una tarima, colocada en el planchón de uno de los vehículos, en la que una joven animadora grita hasta el
cansancio para animar a los concursantes. Quien logre el mayor número de pedalazos, durante un tiempo determinado, gana el primer lugar. A un costado de esa plataforma los amantes del fútbol, no son pocos en China (cuentan con liga profesional y su selección asistió al mundial de 2002), intentan embocar el balón en los orificios destinados para tal fin.

El juego genera risas y burlas entre los participantes, que quieren emular a sus ídolos. También hay pruebas de habilidad y equilibrio sosteniendo raquetas de tenis de mesa. El popular ping-pong (China desde 1959 se convirtió en potencia y acumula 9 títulos mundiales en varones y 16 en damas) fue uno de los retos más practicados por los asistentes.

Pero no todo es diversión. Un punto con un moderno aparato ‘cuántico’ entrega diagnósticos de salud a los transportadores. Basta con sujetar el dispositivo para, minutos después, obtener un completo panorama de su condición médica.

Promociones
Para ganadores y perdedores hay regalos, también promociones por la compra de lubricantes y otros derivados de la firma auspiciadora del evento. Liu Hong, conductor de camión por más de 8 años, le dijo a Carga Pesada que estos espacios permiten estrechar los lazos de amistad con otros colegas y pensar en temas diferentes al trabajo. Más de dos mil de estos encuentros se han efectuado en diversas ciudades de China, lo que demuestra el compromiso de Shell por estar en contacto con sus consumidores.

 

CONDUCIENDO EN CHINA
-Por la extensa geografía de China, 9,6 millones de kilómetros cuadrados, es común que viajen dos conductores haciendo prolongados turnos de manejo cada día.
-La comida en estaciones de servicio o restaurantes de carretera es más costosa de la que se encuentra en las ciudades.
-Contrario a lo que pudiera pensarse, China requiere mejores vías, especialmente en las zonas montañosas del país.
-Carbón, hierro y granos son algunas de las cargas más usuales de los camioneros chinos.

¿ES RENTABLE?
-En China, la mayoría de conductores de camiones es a la vez dueña de su propio vehículo.
-Quienes se dedican al oficio de conducir, sin ser dueños del camión, deben encargarse del combustible y de los peajes.
-Es común que los conductores que trabajan con compañías de transporte sobrecarguen sus camiones para buscar una ganancia mayor.
-El mantenimiento que se hace a los vehículos de carga no es el ideal. Para ahorrar dinero se eligen repuestos usados o de baja calidad.
-Son tan agobiantes los pagos de peajes que el gobierno chino estudia la manera de reducirlos, pues influyen en los precios de consumo.

 

Otros links relacionados