FREIGHTLINER Y MERCEDES-BENZ A LA CARGA

La marca se prepara para el proyecto de transformación en infraestructura del país

En un escenario en el que el mercado de transporte de carga aún sigue rezagado, los fabricantes se alistan para participar de los proyectos de construcción e infraestructura en el país. Daimler Colombia con sus marcas de vehículos comerciales Mercedes-Benz y Freightliner prepara su portafolio para poner su cuota de rentabilidad en el desarrollo de estas obras.

Con productos de excelencia en desempeño y eficiencia en el segmento de camiones tanto americanos (Freightliner) como europeos (Mercedes-Benz) , Daimler ofrece configuraciones sin precedentes en el mercado colombiano. Muestra de esto, el camión Freightliner Volco 6×4 con motor propio Detroit Diesel que es uno de los motores más eficientes en consumo en la relación Km/galón recorridos.

“Lo estamos trayendo con una motorización superior lo cual era un mito en Colombia, aseguraban que con la competencia se corría más, era más ligera, cosa que desde mi punto de vista no debería importarle al camionero, ya que lo que le debería interesar es cuánta platica se ahorra por transportar el mismo número de toneladas”, expresó Luis Targhetta, director comercial vehículos
comerciales Daimler Colombia.

Este motor de condiciones superiores está configurado para satisfacer entonces a aquellas mentes dinámicas pero adicionalmente, viene con una configuración de ejes muy robusta para contravenir el tema de la sobrecarga que también es un hábito muy extendido en el mercado colombiano. Sistemas que se respaldan con una serie de elementos como freno de ahogo, ABS, y una serie de ergonomías dentro de la cabina de manejo para el transportador que hasta ahora no eran conocidas en Colombia .

Actualmente, ante la demanda de los camiones para los proyectos de infraestructura se está trayendo tanto en los rígidos como a futuro con los doble troque, unas configuraciones de ejes y cajas de cambio mucho más optimizadas para mejoras en aplicación y en consumo. De esta manera con menos fuerza,  con el mismo nivel de torque, es decir de capacidad de reaccionar o de recuperación del motor, llevar adelante con más eficiencia más toneladas.

En cuanto a Mercedes-Benz, ofrece los vehículos de última tecnología con sistemas de frenos automatizados telligent , un sistema de reductores a nivel de llantas que no existe en el mercado colombiano con el camión americano, con este sistema se transmite la fuerza motriz de todo el tren motriz a nivel de rueda , con una serie de sistemas de engranajes que lo que hacen es que cuando se pierde tracción en una de las ruedas se transmite mayor o menor fuerza para que salga del patinaje en un entorno complicado .

Además con una caja automatizada que ante la falla del operador, el camión corrige automáticamente la marcha y dirige la propulsión para entregar el máximo torque a los ejes.

El reto
El reto sin embargo, es trasladar esta serie de beneficios a un mercado que aunque requiere productos de alto desempeño para la transformación que espera, es aun un poco informal, “todavía no se revisa cuánto me consume este vehículo por galón o por cuánto me recorre por galón consumido. Qué me ahorro yo en la operación aun teniendo una inversión inicial un poco superior”, asegura Targhetta. Es más complicado hacer ver que si se hace la lectura correcta se generará la rentabilidad en todas las operaciones en la plaza.

Para Daimler Colombia, en términos de vehículos comerciales el segundo cuatrimestre es el más relevante. (En el primer cuatrimestre Freightliner comenzó con 201 matriculaciones y un 15,6% de participación. Camiones Mercedes-Benz con 20 unidades vendidas y Vans Mercedes-Benz con 91 unidades matriculadas, el 28,7% de participación en el segmento relevante, según cifras RUNT).

La proyección de ventas para la marca es estar en los mismos entornos de 2013 ya que las cifras en todos los segmentos tienden a la estabilidad (no se proyecta ni crecientes ni decrecientes). Sin embargo hay que tener en cuenta las diferentes variables que han hecho que incluso las cifras de comienzo de año hayan sido más tímidas que en 2013. Por una parte, el efecto de las elecciones que disparará mucho movimiento en cuanto a tomas de decisión pero donde se espera que una vez se generen los resultados, el gobierno comience a ser el gran comprador y el gran “jalonador” de la economía con lo que todos los sectores subalternos vayan detrás.

Por otro lado, se espera que en el tema de la chatarrización se determine decididamente la vida útil de los vehículos lo que permitiría dar celeridad a la renovación del parque automotor. Las condiciones del mercado colombiano serían positivas en el momento
en el que el gobierno encaminara todos los proyectos de inversión que necesita hacer en tiempo y manera adecuados y en cuanto al sector, resolviera los efectos de frenada que en la industria transportadora se han presentado.

En este escenario óptimo Colombia no estaría pensando en un crecimiento sobre el 4% sino incluso sobre el 6%, convirtiéndola en una economía portadora de beneficios para cualquier inversor.

Relacionados