Son 131 años los que lleva Casa Inglesa respaldando y apoyando a los colombianos. Más de un siglo de historia en donde la Casa de las mejores marcas, ha logrado posicionarse y establecer un vínculo único con sus clientes gracias a su portafolio, experiencia, conocimiento y servicio postventa.

Con un amplio abanico de productos actualmente y desde hace más de 18 años, representando a McNeilus, compañía especializada en la fabricación de cajas compactadoras de residuos sólidos y equipos de concreto para instalar en chasis vehicular.

“Somos el único distribuidor de McNeilus en Colombia, ofrecemos la venta de las unidades como también su servicio postventa. Los equipos son ensamblados en México bajo estándares americanos, con una calidad impecable y una confiabilidad única”, nos comenta Gabriel Noreña, Gerente comercial nacional de equipo aliado para barredoras y vehículos compactadores en Casa Inglesa.

Con una visión de negocio estratégica, Casa Inglesa brinda una amplia posibilidad a sus clientes para este tipo de servicios, ya que las cajas pueden ser instaladas sobre el chasis de la elección del cliente, sea Kenworth, marca representada por Casa Inglesa desde 1975, o la marca que desee el cliente. “Lo único que se necesita, es realizar verificaciones técnicas del chasis con referencia a capacidad de carga de los ejes, distancias entre ejes, para así obtener un equipo en perfectas condiciones”, afirma Noreña.

Características de las cajas 

Son múltiples las capacidades y los modelos que ofrece Casa Inglesa con las cajas compactadoras McNeilus. La más pequeña es de 8yd3 y la más grande de 28; así mismo, tienen de 11, 14, 17, 20, y 25 yd3. bajo estas medidas, poseen tres referencias.

McNeilus – Metro Pak

Es una opción económica y ligera que proporciona eficiencia y versatilidad en un chasis de un solo eje (4×2), construido específicamente para servir a los mercados que

requieren un camión más ligero y manejar cualquier ruta residencial. Compacto, fuerte, y diseñado para maniobrar en lugares estrechos y vueltas cerradas. El rápido tiempo de compactación maximiza la eficiencia al mantener la tolva libre en todo momento, ahorrando tiempo en las rutas densamente pobladas. Su diseño elíptico permite disminuir su peso en vacío y aumentar su capacidad de carga en material trasportado hacia los sitios de disposición final.

“En esta referencia tenemos de 14, 17, 20 y 25yd3.  Las dos últimas instaladas en un chasis 6×4, conocido popularmente como el doble troque en Colombia”, agrega Noreña.

McNeilus – M2

Es una referencia más robusta, diseñada para operaciones y rutas de gran demanda de residuos. Una de sus principales características es su alta eficiencia y compactación. Está disponible en capacidades de 17, 20, 25 y 28yd3. Al igual que la Metro Pak, las M2 para 20 y 25 yd se instalan sobre vehículos 6×4 y para el caso de las 28 ydas3 sobre vehículos 8×4, “Al tener mayor capacidad de carga y operaciones más exigentes en el recorrido, los vehículos deben ser más robustos, todo esto cumpliendo la normatividad de peso y dimensiones según el Ministerio de transporte”, informa Noreña.

McNeilus – Global Packer

Para operaciones de menores volúmenes, Casa Inglesa ofrece la Referencia Global Parker, una caja con capacidad de 8yd3 que se instala en camiones livianos como por ejemplo Hino o Chevrolet, de no más de 10.400 kg de PBV. Este equipo es ideal para aquellas municipalidades u operadores particulares que requieran un equipo de bajo peso y tamaño, que les permita recoger la mayor cantidad de residuos y reducirlos al máximo con su sistema de compactación.

“Tenemos todo un portafolio de productos para nuestros clientes. Dependiendo de la necesidad, nuestros equipos son una solución para el transporte de residuos, los cuales se ajustan a la demanda de material y a las rutas de recolección o el número de usuarios” añade Gabriel Noreña.

¿Por qué una McNeilus?

Distintos puntos deben tenerse en cuenta a la hora de elegir una caja compactadora. Diseño, resistencia, durabilidad, tecnología y soporte técnico en el país. Los equipos McNeilus gozan de un diseño elíptico en sus paredes laterales, el cual le resta peso, haciéndola más liviana y aportándole mayor capacidad de carga factor fundamental para hacerlas muy productivas, en comparación a las de producción local.

Adicionalmente, la caja está construida bajo tecnología de punta, su fórmula de aceros da como resultado el AR200; láminas únicas que aumentan su durabilidad en el tiempo y la resistencia a factores como la abrasión, tensión y generan un menor PBV, el cual hace de nuestro acero el mejor y de mayores especificaciones del mercado.

“El funcionamiento del sistema de compactación es muy confiable, esta costa de una bomba hidráulica de marca reconocida, acompañada de un conjunto de válvulas hidráulicas accionadas a través de palancas.  Tecnología que se hace muy amigable a la persona que opera el equipo y de mucha confiabilidad”, nos informa Noreña.

Otro valor agregado es el tiempo del ciclo de compactación el cual opera entre 19 y 24 segundos; además, en el uso de vehículos con transmisiones automatizadas, la compactación se podría realizar en movimiento, utilizando el sistema Pack and Go   “En este punto lo que hacemos es mejorar la eficiencia de la compactación para que el recorrido del vehículo en su ruta sea mucho más corto en tiempo”, dice Noreña.

Instalación de los equipos

En Casa Inglesa tienen dos opciones para realizar este proceso. El primero consta de una instalación directa en México sobre los chasis que se fabrican en aquel país (International, Freightliner o Kenworth). De esta forma llega a Colombia la unidad completa, lista para funcionar. La segunda posibilidad está diseñada para aquellos clientes que eligen un chasis ensamblado en el territorio nacional o de origen no mexicano, en este caso la caja se importa y se instala localmente.

“Casa Inglesa realiza su proceso de ensamble en Barranquilla. Además, como ensambladores construimos la caja con altos estándares de calidad y supervisados por personal de McNeilus. El proceso de instalación se realiza en la capital del Atlántico o según la logística acordada con el cliente”, asegura Noreña.

Otro elemento de gran relevancia para este tipo de operaciones, es el servicio posventa. Casa Inglesa posee dos puntos de atención en Bogotá que están dispuestos para satisfacer cualquier tipo de necesidad en la capital.

“Tenemos personal capacitado y vehículos de servicio, herramientas y partes, dispuestos a desplazarse a la base de operaciones del cliente, desde allí prestamos el servicio de diagnóstico, mantenimiento preventivo y correctivo de las unidades. Nuestro personal asiste cada mañana la operación del cliente, el cual se formaliza con un check list,  cuyo objetivo es que el vehículo minimice los paros inesperados en la vía y preste el servicio sin ningún inconveniente”, concluye Noreña.

Casa Inglesa cuenta además con sedes nacionales en Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Duitama y Cali.